Como bien sabéis los veleos son una pieza clave para cubrir espacios y protegerlos de las condiciones atmosféricas: sol, lluvia, viento… Por eso es una apuesta muy acertada en aquellos espacios al aire libre.

Pero ¿qué pasa cuando cae la noche? Lo que ocurre es que el veleo coge aún más presencia y se vuelve espectacular. Y es que el veleo soporta cualquier estructura de guirnaldas y lámparas que emiten luces cálidas e incluso a veces la luz se refleja en el tejido formando sombras y dibujos maravillosos.

Y es que el veleo además de ser práctico y muy útil es precioso.