No hay duda de que la primavera es una de las estaciones más bonitas del año, sobre todo a la hora de hacer eventos, por la alegría de los paisajes. Sin embargo, es una de las épocas más lluviosas y siempre hay que estar protegidos. La mejor solución: un carpa Veleo.

Este evento tuvo lugar en una preciosa finca a la afueras de Madrid en el mes de mayo. Era el típico día de primavera que amanece nublado y un tanto amenazante pero que al final se destapa dejando salir el sol para disfrutar de una hermosa velada.

Todo eran elementos naturales: madera, bambú, balas de paja… muy acorde con el lugar. Nuestra Veleo nacía de la piedra de la pared de la finca y su estructura estaba hecha con bambú. La tela se escogió de color visón en un tono muy similar a la fachada.

Y es que lo mejor de los veleos es, sin lugar a dudas, la capacidad que tienen de integrarse con el ambiente.