Una de las ventajas de los veleos es la capacidad que tienen de adaptarse al espacio. Y es que aunque tengamos zonas enormes siempre podemos conseguir la superficie deseada conservando la misma esencia.

Para conseguir cubrir espacios a lo grande podemos poner veleos enormes o podemos enlazarlos, algo que también puede ser creativo, ya que de esta manera se puede diferenciar varias zonas según el color de la carpa. Por ejemplo, podemos hacer la zona de bienvenida o ceremonia en el caso de una boda de un color más blanquito y dejar el banquete de un color topo o jugar con colores más fuertes como el rojo y el negro.

Y tú, ¿te atreves a combinar veleos de colores en un mismo montaje?