Era la primera vez que trabajábamos en Masía Brugarolas  y nos dejó impresionados por su belleza. Una típica masía catalana del siglo XI envuelta de preciosos jardines y campos de lavanda.

Ése fue el escenario de esta boda rustic&chic donde tanto la ceremonia como el aperitivo fueron al aire libre, en plena montaña. Para ello, querían una carpa que no fuera nada ostentosa ni que diera sensación de agobio. Querían algo que fuera como su propio estilo, libre y fresco. Por eso, no dudaron ni un momento en elegir nuestro veleo topo.

El banquete, siguió también el estilo con mesas y sillas de madera en blanco y marrón colores. Los detalles de los novios fueron botellitas de aceite de oliva, todo muy acorde con el entorno.

Sin duda, una boda muy especial que derrochaba naturalidad, romanticismo, sencillez y elegancia.

Wedding planner: Madera&Chocolate

Material de decoración y banquete: Crimons

Catering: Palau

Fotografía: Kissandchips