El surf está de moda y no es de extrañar que entre ola y ola surjan amores de verano. Quizá sea la brisa del mar, o las noches de verano las que inicien estas bonitas historias pero es el gélido invierno las que las acaban de madurar.

Como esta bonita historia de amor que acabó, sin quererlo, en una preciosa boda. Por eso no dudaron de hacer una boda mediterránea con guiños a este deporte. La querían al aire libre y pensaron que Veleo sería la mejor opción para que lo que sucediera ahí dentro fuera de lo más especial.

El resto fue cosa de Crimons quien decoró y puso todo el mobiliario con un gusto exquisito. Bajo una base neutra de colores piedra, arena y madera, jugaron con tonos pastel con las servilletas, una decisión que dio mucha vida al montaje. El color topo de la carpa, sus palos de bambú y la caña de la silla hacía que todo fuera muy mediterráneo. Además había guiños al surf como el sitting que decidieron ponerlo en varias tablas.

En definitiva una boda diferente, al aire libre gracias a nuestra carpa veleo, personalizada al 100%, en un espacio exterior de la finca Mas Mauri en la que no faltó detalle alguno